Blogia

Eñes, acentos y espacios.

Love is the answer. Adiós, amor.

No necesitaba a un "perrito faldero", detesto a ese epécimen humano,  ahora bien,  tampoco necesito a un frío David de Miguel Ángel, que parecen estar tan de moda.

Y no es que él sea de mármol, no, es  que su gran ego ha crecido tanto y tan alto que le hace sombra a todo, así que hace mucho frío junto a él.

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Comprensión.

 

Iba corriendo calle arriba, llevaba prisa por llegar a casa, llovía y sobre los charcos vi las tres notas,

frases flotando al vaivén del misterio sobre el agua fosforescente:


Queridas niñas,
ese fue el peor día posible en toda una vida, me asusté mucho, sentí tanto miedo que...
el resto ya lo habeis vivido.


Las frases se iban deslizando de un folio a otro, y dejándose caer de una a otra hoja al son del agua color luz.

 

Después de sentir un gran alivio, me he despertado recordando este sueño, a trastiempo..que diría del que espero
no soñar señales...

A ti. Y a ti.

Jamás dejaré de quererte,

más que nadie.

Por muchas vidas que pasen.

Por mucho que sigas sin verme.

Por poco que te haya cuidado;

que no prometeré  hacerlo a partir de ahora,

porque te hice sufrir más que todos,

pero, jamás dejaré de quererte,

mucho más que nadie.

Anoches

Cuántos anoches he coleccionado...

Cadencia.

Eso sí, la de ayer fue cómica. No llamaron los amantes como anunciaron, así que tras la espera,  acabamos los tres (mi amiga, otro chico y yo) en Sidartha, a pide de barra, embobados mirando al camarero, que bien podría haber salido de cualquier web-de-fondos-de-escritorio

Le hacía sombra al mundo. 

Qué perfección, qué armonía,qué borrachera más grandísima!

Qué resaca.. 

Desidia. Desideria.

No sé cuándo he perdido esa incapacidad de idealizar al otro, a los otros.

Al igual que me gustaría ser creyente, también quisiera volver a idealizar (era emocionante)

De inmediato me adelanto imaginando y agoto todas las posibilidades, reduciéndolas a un inminente y ordinario final;

 sea el final del día o de la noche, sea el ocaso en el baño o en la última morada, donde todos somos iguales (en la hasamanana, que diría Don Antonio, mi abuelo)

Valiente desidia.

¿Cómo puede hacérseme tan ridículo el sentido?

 Todo el que tengo es para vestir a mi desidia.

Claro que, eso es hoy, ahora.

Espero,

y quiero.

Citas, citas, citas.

Me ha contado P, que el otro día paseando a su perro, una francesa guapísima bajó de su coche y empezó a acariciarlo, oh! qué bonito!, él, tras verle el tanga por el escote mientras ella estaba en cuclillas sobando a su perrito, le dijo a ella, oye, podrías hacerme a mi lo que al perro...je.

Me cuenta P que ella, lejos de enfadarse (ella no maneja tanta testosterona!), le sonrió y se despidió. Esta mañana, P ha bajado a su perrito como cada día, ha escrito una nota y la ha dejado en el retrovisor del coche de la francesa, donde ponía:

¿cenamos? si es que sí, envía politono al 609...si es que no, envía politono al mismo.

Y dice P, que ella ha enviado el politono!

Y P piensa que si fuera chica le encantaría que le pasara ésto.

Por la puerta de atrás

Por la puerta de atrás

Por ahí se han colado.

Por eso no había cola en la entrada.

Por la puerta de atrás,

por ahí se han ido.

Por eso me duele mucho,

tanto.

 

Mi próxima cita.

He quedado con una amiga en la puerta de un restaurante, para contarnos los dos malos días que llevamos pasando, laboralmente estamos muy quemadas. Voy en bus desde el centro, la llamo cuando voy llegando, estoy aquí! me bajo del bus, me acerco al paso de cebra y espero a que el semáforo se ponga a mi favor. Durante la espera se me acerca un chico. Me mira. Lo miro. Me vuelve a mirar. Pues yo más. Me sonríe. Yo también. Me pregunta:

- Ésto...mmmm, disculpa, sabrías decirme a qué hora cierra el centro comercial?

- Pues...si son las nueve y media...si están las tiendas abiertas es que cierran a las diez, si no, pues es que han cerrado a las nueve, fácil!

- Ah, gracias, jejeje. y qué tal por Sevilla?

- Ah, no eres de aquí? (obviamente, por cómo vocaliza, no es de aquí, no). Pues por Sevilla mucha calor, je.

- Sí, mucha, vengo por trabajo, soy de tal televisión, oye...estás contenta con tu curro?

- Sí, pletórica, no se me nota en la cara?

- Te vienes a currar a la tele? te apetece?

- (Sí, claro. Jamás me han pedido una cita de ésta forma, pero...) Yo no, harta de currar en Hollywood estoy, ahora a una local? ni de coña...

(se ríe)

- Oye, dame tu curriculum y ya hablamos.

- Mira, esa es mi amiga, currículum ni currículum...

Mi amiga: Holaaaaaaaaaa!

- Hola encanto, mira, te presento a...

- Hola, me llamo Juan.

- Ella es tal y yo soy cual, encantada.

Mi amiga: os conoceis del curro?

- No, querida, acabo de conocerlo en ese semáforo, dos minutos antes que tú.

Ella se queda con cara de dibujo animado, deseando que le dijera que era una broma.

- Bueno, chicas, ya estamos en contacto, me das tu número de teléfono y ya me enseñas sitios interesantes de Sevilla, no? que seguro que muchos habrá..., dijo Juan.

- Por supuesto que los hay, prepárate si voy a ser tu guía en esta maravillosa ciudad!, dije yo.

- Pues te llamo, eh? y lo dicho, dadme el curriculum, va a hacer falta mucha gente y aquí curramos poco y se paga muy bien.

- Ok, gracias. Hasta la vista.

- Te llamo, M, no lo dudes.

- Claro q no, nos veremos, adios.

Y nos fuimos mi amiga y yo a tomar el fresco y unas cervecitas comentando que la vida es una serie de televisión, como ella dice: a mi un capítulo de sexo en New York no me dice nada! nada!!! pero cuando te habló qué le dijiste...? no es normal, no...pero cuando te dijo que...y tú.. pero si también te ha llamado antonio, pero...

Ni peros ni manzanas, la vida, que a veces nos seduce con pequeños detalles para despistar su lado canalla...

Ella es nerviosa.

- M, ¿nos vamos con un día de antelación?no vaya a ser que después...

- Claro, así conocemos la ciudad...

- No, si te lo digo por estar más tranquilas, no vaya a ser que no nos dé tiempo en el mismo día y lleguemos tarde por lo que sea y después...

- Mujer, hasta la tarde no tenemos que estar allí, y por la mañana hay muchos autobuses.

- No, porque di tú que después se avería el autobús o algo...

- Bueno, pues pondrían otro nuevo y seguiríamos nuestro camino, igual llegaríamos con cuatro horas de antelación el lugar de cinco, pero igualmente llegaríamos tempranísimo.

- Prefiero irme el día anterior.

- Ok, yo te acompaño, no vaya a ser que DESPUÉS, pase algo no planeado.

- Pero no salimos de noche, no?que después nos arrepentimos.

- Nooo, tranquila, vemos un poquito la ciudad, cenamos...y DESPUÉS se verá.

- Y estudiamos, niña, que no podemos perder un momento!No entiendo cómo puedes estar tan relajada.

En la ciudad.

- ¿Nos vamos paseando hasta el hotel? porque mira, desde aquí hay justo dos mil doscientos cuarenta y tres metros, si vamos a un paso ligero, no tardamos tanto,si vamos paseando tranquilamente disfrutando de la ciudad...media horilla.

- Sí, cariño, es mi pasión, pasear cargando con una maleta por la periferia de esta desconocida ciudad, anda y métete en ese taxi y mañana paseamos después de terminar todo!

Conversación con el taxista.

- Le decía a mi amiga que desde aquí al hotel sólo hay un par de kilómetros, verdad señor?

- Sí, no es mucho, carrera mínima, les saldrá baratito, de donde vienen ustedes?

- De Sevilla, pero oiga, que le decía a mi amiga, que quizás andando no se nos vaya mucho tiempo, verdad?

- Pues verá usted, señorita, si va a paso ligero tardará unos diez minutos o un cuartito de hora, si va mirando escaparates....no sé calcularlo, jejeje.

- Esta calle es la avda. tal, verdad?

- Sí, señorita, entonces ya estuvo aquí viviendo por lo que intuyo...

- No, no, es que venimos a tal, entonces he calculado el itinerario por internet y me sé ahora mismo el plano de memoria...

Llegamos al hotel, dejamos las maletas en la habitación y ella continúa sus cálculos.

- Me temo que no hay luz natural suficiente como para estudiar, entonces bajaremos, cenaremos y subiremos para seguir estudiando, verdad? ya veremos después cómo nos la arreglamos, bueno, con una vueltecita que demos esta noche por aquí por el centro bastará, no? que ya tendremos tiempo cuando termine todo de visitar la ciudad.

- Mira, cariño, con tal de que te relajes, como si me tengo que meter debajo de la cama dos días, pero tú a lo tuyo, que yo ya veré lo que hago.

- ¿Cómo? pero qué pasa, que no piensas estudiar hoy?

- No lo sé, niña, ya veré después.

- Después? pero si son las nueve y media ya!

- Venga, bajemos a cenar. Te hace una primera cervecita aquí?

- Una cerveza? estás loca! yo un refresco, por favor...

- Voy a pedirme la segunda, repites?

- Yo? ays, me has convencidos, después de la charlita... uno a cero, pídeme un tintito de verano, con esta calor... Y ahora dónde cenamos? Porque ahora cenar, paseo y a estudiar un poco, que ya nos hemos contado todo! estamos al día, jejeje.

- Vamos a pasear y a curiosear, algo encontraremos.

Tras un paseíto disfrutando del centro de la ciudad, bares y escaparates varios(porque es que no encuentro por el mundo dios esos zapatos, M.!), nos cruzamos con dos chicas a las que les pregunto dónde podríamos ir a cenar.

- Vereis, no somos de aquí y...

- Justo íbamos a lo mismo, os venís con nosotras? yo soy S. ella M., camareras de un bar d copas al que vamos a llevaros luego si os apetece, quereis? y yo, claro! y mi amiga, NO!!!!! OTRO DÍA!!!! NO PODEMOS, PORQUE después... Ellas: nosotras nos fuimos a madrid una semana antes del examen y lo pasamos pipa, lo que no sepais ya a estas alturas...

Bar donde cenamos. Charla interminable, Mamen tiene desamor, Sole curra en el bar de copas sin que su madre (la cual llama durante la cena) lo sepa, no se lo permitiría jamás, mi amiga se ocupa de aconsejar a la primera mientras yo disfruto de todas las sensaciones. Lleno los vasos, así que mi amiga se agobia. Las chicas les dicen que han estado el año anterior en su lugar, que la comprenden...:

relájate, disfruta de la cena y luego continúas el estudio, verás cómo lo consigues.

Hace efecto. Pero a los diez minutos me dice mi amiga: M., pero están currando en un bar de copas, así que no me vale su ejemplo. Y yo que ya había hablado con una de ellas mientras ella aconsejaba a la del desamor, la tranquilizo, oye, que son interinas ya, que no paran! que bla, bla, bla....Convencida.

Vamos a nuestro bar! Y mi amiga me susurra, M. yo sólo un refresco y me voy, tú te quedas si quieres, vale? - Vale. Y una cosa, queda una semana para el examen, no es mañana, ok? - Sí, pero me voy. - Ok, yo me iré contigo.

Tras saludar a los jefes, porteros, compañeras de barra, ver el bar y tomar un chupito de bienvenida, nos pedimos la primera copa. Mi amiga, que cómo voy a tomarme un ron yo ahora? - chiquilla, te apetece? - sí, mucho! pero no debería... Se lo pide, se lo pimpla, al segundo le da el pánico. No te irás a tomar otro wisky, no M? Otro chupito para que se relaje. Se acojona, no lo disfruta, así que se pide otro refresco y doy con la tecla. Se me ocurre que si le pido que me explique algún tema de la oposición que sé que conoce, se relajaría más, porque necesita, aparte de relajarse, hablar continuamente, no para, es un loro "tribusio".

- Oye, amiga, qué tal si me explicas éste autor así de copitas que se queda mejor?

- Claro!!! verás, mira, la perspectiva desde la que yo he construído el tema es un poco arriesgada si el presidente del tribunal considera que tal...pero desde luego lo básico es lo siguiente, mira. Este autor tan polémico en su tiempo....bla, bla, bla.

- Antes de dar mi primera vuelta al baño, o a la puerta, o a hablar con quien sea, les digo a las chicas nuevas de qué tema pueden preguntarle para que se relaje y de paso ellas disfruten de una interesante conferencia. Reparto temas y me escapo. Cuando llego, vengo con dos personas más, tres números de teléfono nuevos y una copa menos y ganas de quedarme en esa ciudad! (todo fruto del alcohol, la novedad, lo efímero y maravilloso de la noche... Pero ahí seguía ella.

- Oye, M., que ellas no saben quién es tal ni cuál, pero me lo he pasado muy bien, tú te enteraste de la explicación de tal autor, no? que me olvidé de explicarte que también...bla, bla, bla.

- Sí, cariño, lo sé porque anoche me estuve mirando su libro tal.

- Oh, qué bien, pues mira, si nos cae este tema ya nos lo sabemos, bien! me alegro de haber salido al final, has visto qué gente más abierta? qué bien me lo estoy pasando...

- Mira, te presento a tal y tal.

- No serán miembros del tribunal, no M.? conociéndote...

- No hija, no. Pero son profesores también, fíjate.

- Oh! Hola! cuánto tiempo llevais...? cómo os va con...? conoceis a tal profesor que da en...? creeis que si hago la exposición del tema así...? y si me pongo tal...?

Las niñas se van al bar de uno d sus novios. La gente nueva ofrece teléfonos, coches para movernos, amistad incondicional...Uf, en ese punto suelo retirarme.

¿Nos vamos, amiga? Total, no son del tribunal.

- Pero no te da nada? no puedes ser tan convenida, no?

- Ah, no? pues quédate tú, so mártir.

- Si te gustaran...seguro que te quedarías!

- Porque yo no soy tan mártir, cielo. Oye, quién ha pagado todo?

- Aaaaaaaaaarg!!!! volvamos! no he soltado un duro en toda la noche!!! tú tampoco???

- No, anda, tira...

- Volvamos, no? qué hacemos?

- Dormir y callar, como la ratita presumida, coño.

De hoyos y bollos

Invitación de G. vía sms:

Nena, vienes al entierro del padre de J.? Es a las 17h. Te recojo a menos cuarto.

Le contesto:

No, gracias! Cómo se te ocurre pensar que quiera ir a ese entierro? Pásate a la vuelta.

Me contesta:

Como quieras, a la vuelta me paso, compraré dulces para tomar el café de la tarde.

Así que, cuando llega a casa con sus dulces le pregunto:

- Oye, por qué me invitas a un sepelio, coño? Encima de alguien que no conozco, esto es grande…

- ¡Mira! (indignado él)¿Que no conoces tú al padre de J.? Que sí, mujer, ese hombre que vive por allí por debajo de la casa de tal...niña, ese que tenía la boca mu grande, y que iba andando así…coño,¡el padre de J!

- Que no, G., que no lo conozco, no sé quién me dices!

- Pero chiquilla, ¡que sí!, si ese hombre tenía la boca así mu grande, coño, que siempre estaba andando por ahí por donde vive mi amiga tal...no sabes? criatura, que sí! mira que no caer...

- Yo conozco a J., pero de la calle y de ir a su bar, a su padre no, no te empeñes, además, q no, que no tenía yo compromiso ni ganas.

- A ver quién va al tuyo luego, bonita! Pues estaba su amigo S., ese sí que estaba. Yo he ido pa dejarme ver, tú sabes…me gusta hacer acto de presencia y acompañar a los muertos en su último viaje, total…qué me cuesta si no estoy haciendo nada mejor.

- Pues deberías tener algo mejor que hacer, no? ¡digo yo!

-     Bueno. Que S. sí que estaba, pero su novia ni el amigo de su novia, ni los amigos del amigo de  su novia...no, yo es que iba pensando, a ver si va mi rubio, con lo que me gusta, y lo que me mira,¿verdad? acuérdate del día que jugó el Sevilla, niña, me miraba a mi más que a la pantalla! cómo me pone el niño…Y es que cuando vi a su amigo S. bicheé por si andaba cerquita, pero qué va, ningún maestro había, y eso que son taaaaaan amigos de J., verdad? pues se ve que estará de descanso y se habrá ido a su ciudad, porque mañana hay cole, no? Con estos maestros nunca se sabe…

- Ah, ¿me dices que has ido al entierro del padre de J. para ligar con el maestrito rubio?

- Hummm, hombre, hermana, visto así…no. Por cierto, que J. llevaba una camisa verde “pitasho” demasiado llamativa, y no se le veía muy afligido, no, ni a su familia tampoco, qué cosas, parecía que fueran a un entierro ajeno, o a una comunión!qué ropas...

- Bueno, tú has ido a ese entierro a ligar, así que ya estás calladito.

- Está bien, iba con esas miras, y qué, no pasa nada, ¿no? Total, el muerto al hoyo y el vivo…Si J. parecía que iba a una boda, coño, qué camisa!

- Pobre hombre…Eres lo peor, mira que ir a un entierro a flirtear…

- Para nada, porque al final no he visto a mi amado, así que…¡mira cómo están hoy estos dulces! hummm. Está listo el café...?

 

Lo inesperado.

Me gusta lo inesperado. Tal apertura al mundo de la posibilidad es abismal, y a mi no me marea, no.

EXISTENCIA.

APERTURA. 

Tecnifícame, dame utilidad, créate unas expectativas y espera a que cumpla unos objetivos.

Hazlo.

De ahí obtendrás una absurda y grande decepción, porque no tenemos ese poder (afortunadamente).

Me gusta lo inesperado.

Mejor dicho, lo real.

Ahora a trabajar, eso sí que lo esperaba...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Cuestión de espacio.

Me despierta de la siesta una chica pidiendo, entra hasta el zaguán, llama al timbre y llama, señoraaaa!

Me asomo y veo a una chica rumana (a las que el ayuntamiento les da vales para comida), casi entre sueños, pienso en manolito, que sabe como él solo escurrir el bulto, e intento imitarle, pero no me sale nada más que un, hummm, no.

Estás tomando una copa con manolito, llega una chica pidiendo, dame algo, por favor, y él:

- Que qué? uyyy! ké dise, miarma? que yo te dé qué? de dónde lo saco? si me sobran dedos pa contarlo!pero de dónde te crees tú que vengo yo, hija? con estos tobillos que parecen diabolos de tantas horas como estoy de pie trabajando? tra-ba-jan-do! con estos pies y estas manitas! trintisiete años! y qué , que tengo que echar más horas pa darte a ti algo, miarma? pa que te pongas esas mechas tan horribles que llevas con esas entradas tan renegrías? y esos dientes doraos? anda ya, muhé, y fumando! eso! los monos que yo paso...oysh, yo no, hija mía, yo no pueo, si yo no llego a finales de mes, me cago en toa mi nasión, yo estoy amargaíto con el alquiler que me pone esa vieja que me tiene ajogaíto, yo no puedoooooo! si me cuesta la propia vida tomarrrrrrrrrrme esta copa, ira las avarise que tengo, ira!!!bla, bla, bla...

La chica se va por aburrimiento.

-Y yo le digo, hay que ver, manolo, lo bien que estamos, qué suerte tenemos...

- Ah, que tú tampoco te crees que tengo los tobillos como diabolos? hinchaítos! y esta alergia que me come, yo me voy a cagar en la madre que me parió, que estoy reventao, será desgraciao un hijoputa como yo? cuidao el maricón la suerte que tiene, vaya, que no llego a final de mes, que llega la semana santa y a ver de dónde saco los dineros pa los pétalos de mi macarena, pq esa sí que es grande, y...

- Bueno, para ya, no? que no voy a pedirte dinero, juer, cómo te pones...

- También es verdad, miarma, estamos bien, qué nos falta? mi madre que es lo más grande, ahí está, una rosa, mi casa a mi gusto, que por lo menos tengo pa alquiler, mis amigos, mi trabajo...Qué nos falta? un buen hombre al lado?

- Ah, mira ¿ uno pides nada más? pues sí que pides poco, mira cuántos hay en este bar...

- Hummm, jejeje, mira el camarero, a ese, con una buena ducha, un corte de pelo y un afeitaíto...No pasó ya la época hippie, coño? que tú sabes a lo que me refiero, que uno es mu romántico... Pero mira, M., tú sabes lo que te digo?que yo lo he pasado mu malamente, y que si está de dios que me llegue un hombre, pos llegará, ea, y si no, "POS ME COMPRO UNA CAMA DE UNO SINCO!"

 

Resaca de un mal día.

Un día de mierda,porque me enfadé con el que siempre es escuchado por Dios. Ayer su Dios no lo avisó de que yo estaba esperándolo. Ayer se tomó descanso, que la Malaa pesa mucho, que si rezar para que apruebe, para que no ligue con chulos, para que no le falte el dinero, ni la alegría, ni la salud, claro. Pero ayer, no. Eso sí, me compró un regalo justo en el sitio donde pensaba estar con él, justo a la hora en que yo esperaba mirando todos los relojes de la casa vestida con mi falda nueva( humm, chantaje del puro) y pensando, ¿aún no se ha despertado? qué raro...No quise llamarle, no, porque él salió el sábado noche, yo no.

- Seguro que no sales? mira que no salir...pues a mi me apetece muchísimo, así que mañana te veo.

- Eso es, mejor mañana,que estoy cansada después del cumple de 24horas! y compramos en el baratillo, nos vamos de tapeo, café, copita, solecito...

- Sí, sí, sí, qué ideal, no obstante, yo hoy también saldré un rato, así que mañana nos vemos. Si cambias de opinión llámanos!

- Ok, si se me cae el techo aviso! Hasta mañana!

Mañana llegó y yo me arreglé para estar lista, que éste no duerme demasiado y no voy a hacerle esperar resacoso, y menos con el día que hace tan rico! Ya me llamará, como siempre, esperaré a que sea él quien lo haga para no despertarle, hay día de sobra...Me dará un toque como siempre.

Porque como siempre, cada domingo me despierta antes de mis planes, sólo para que le dé reporte absoluto de la noche anterior, por si después de dejarme en casa me recogió algún amante que nos siguió, por si llamé yo a alguno tras la calentura etílica, por si al no estar juntos se pierde alguna importante novedad...Gozamos de una independencia divina, pero no falta el contacto. Pero ayer, fíjate que no. Que prefirió no llamarme, yo seguí esperando, aunque me despierte y le rechace la llamada, siempre espero su señal, pero ayer no hubo tal, ni siquiera para decirme, oye! que nos vemos a la tarde!

A la tarde, ya vino a verme y a traerme el regalo que me compró donde yo quería haber estado cuando él me lo compraba, donde quedamos en que iríamos juntos.

-No he dejado a nadie tirada, nena, así que me voy , que paso de escucharte para ahorrar el irritarme, adios.

Menos mal que llegó Packs., el que me conoce en esencia, pero no comparte mi vida cotidiana como G.

- Nena, te quiere mucho y sabe qué zapatos comprarte, pero no te entiende,no te conoce después de una vida, ves? Él ha preferido vernir en mi descapotable para señorearse bien por la city y yo pensé que no te ha llamado porque estarías de juerga hasta entrada la mañana, como siempre! Pero ya veo que los papeles se han invertido. No obstante, entiendo lo que ha pasado, y no te creas, mientras tú estabas maldiciendo que éste no llamaba y que el maravilloso día iba pasando, mira qué apuro pasé!

Resulta que pedí en el puesto donde te compramos tus zapatos, otros para mi, para cuando yo me travista, tú sabes, por preguntar...Y le digo bien bajito al vendedor, por aquello de no asustar a ninguna retrógrada que conozca a mi madre de vista, susurrando..:

-shhh, oiga! no tendrá por casualidad unos parecidos pero del 45?

Y me dice el tío, a grito limpio: pero miarma! qué muhé de este mundo gasta un cuarentisinco de pié? a lo má un cuarintiuno, no?

Y nena, rojito a todo lo largo que soy me di media vuelta y eché a correr, menuda vergüenza! pensé, si llega a estar la Malaa fijo que se troncha de la risa, y fíjate! tú pasando un mal rato! aysh...


Bueno, ya pasó, ya sé lo que haré en la próxima. Llamaré a G. para abrir el regalo con él aquí.

- Oye, que he esperado seis horas tu llamada y tú ni cinco minutos mi bronca-desahogo, eh? vente para que abra tu regalo contigo aquí.

- Yo paso, ya me puse el pijama, que estoy reventaíto.

- A la mierda.

- Vete tú más lejos, mañana te veo. Bye.

Y esta mañana, antes de irme al curro ya estuvo en casa para darme los buenos días y para decirme que esta tarde nos veíamos, como si ná.

Pues ahora no me apetece a mi.

Ale, me desahogué.



Maleándome

Si quieres espantarme, enamórate de mi.

Y lo hizo.

Y me fui, una vez más,

sin darme cuenta,

volando 

Aún no

Me siento observada
Cuando comparto, me siento observada.
casi siempre, me gusta,
pero a menudo, me cansa.
Este afán por guardar una estricta intimidad es enfermizo.
Si no te relacionas, no existes.
Si no compartes, no tiene sentido sentir.
pero me cansa ser sorprendida por ese ojo que, al final, hago ajeno.

De lunes a viernes.

Después del trabajo, fui a comer con mi familia. Luego me fui a casa a ducharme y descansar. Me quedé dormida apenas
puse música y me fumé un cigarro. Me despertó el timbre de la puerta, era mi vecino (el reprimido con lengua de cuchillo
y muy cómico), que traía una gran bolsa de chucherías y chocolate para zampar en la merienda.
- Mira lo que traigo, niña, pa inflarnos! Hoy estoy de un apetito de porquerías...
- Pues yo estaba deseando tomar un café, quieres?
- Yo no, yo siempre lo tomo después de comer, otro no, sería demasiado, que sabes que soy nervioso (mientras habla
se balancea en la mecedora enérgicamente) háztelo pa ti!
De nuevo suena el timbre y es G., que antes d decirme hola me suelta: a que has tomado ya el café de la tarde?
- Pues no, fíjate que le estaba diciendo a J. si me acompañaba...
- Gracias a Dios! le venía pidiendo a dios que no lo hubieras tomado aún, pq traigo un antojo...oysh, qué weno, voy a
comprar unos dulces pa acompañar, hola J. ké hay? quieres algo de la tienda?
- No, qué disparate! akí hay de todo! no compres!
- sí, y de paso me traes fruta, leche y tabaco,no sé cómo te las apañas pero siempre te hace caso ese dios.
Y persignándose y diciendo, que dios la perdone, se fue a comprar dulces, que a este paso a mi me ponene como una vaca no, como dos!
Mientras ellos hablaban de la que era tan fea que si le cortaran las orejas y la echaran al monte no sabrían qué clase
de bicho sería, de que mis cortinas kedarían ideales en la otra casa de G, de que J pesó un kilo al nacer y daba tanto
susto metido en una caja de zapatos con algodón que mi abuela cuando lo vio se desmayó...mientras tanto, yo sentía que
era muy felíz aquí, que no tengo por qué irme, que me dejaré llevar mientras sea algo tan suave y cálido.
Eso sí, me dio por leer la novela de ese maravilloso ser que he conocido. La leí sin saber de qué iba el argumento, y me secuestraron miedos y taquicardias que aún intento
superar, pq era de miedo, no me jodas. Que si entes, que si oscuros personajes...por dios, no ves que ésto se somatiza? y si mañana me pillo un gripazo por
la bajada total de defensas que me regala tu novela de suspense, miedo y agathacristieadas? Ufff.

Mi primera vez.

Fue anoche.

Pasó en un bar.

Menos mal.

De cena, hormonas con besos.

Ella le sostenía emocionalmente,

Estando yo, amor, ¿ para qué quieres tus huesos?

Él, sostenido, se los regalaba con besos.

De esta cárcel, siempre seremos presos.

Fue la primera vez. Y pasó en un bar. Menos mal.

Él era James Pomps.

Ella, no, no era yo.

No era él, no.

Tan borracha de reencuentros, no le di importancia.

Paks. Nena, no te hubiera imaginado con un gato en casa, con lo q tú eres…

M. Ya ves, nada más llegar es a quien primero busco, quien primero come y me roba caricias y carantoñas.

G.- al primero dice, si vives sola! Sólo faltaba que hablaras con las paredes, vamos…

P.- No me lo puedo creer, vaya…Te sienta bien, pega contigo. Qué bonito es, hola! Ven aquí, ven…oysh, qué bonito, cómo ronronea…

Gato.- NrrrnnnnrrRRRrrrrRRRrrrrn..

M.- Me encanta, es tan independiente…Ahora es pequeño, pero dicen que me dejará algún día para irse a buscar novia, ya ves..

P.- Oh, sí, es gato? Claro, fijo que se va a buscar hembra y te desaparece unos días, pero tranquila, que éstos no se olvidan de quien les da de comer y de sentir.

M.- Eso me consuela…Ven pequeño, toma!

P.- Pero no le des más comida, está gordonchísimo! Mira cómo está! (cogíéndolo) Cómo pesas, eh? Ay qué bonito ereeeeee! Mira qué gordo con lo chico que es! qué ternito estás! ké bonito, me lo quedo un ratito en brazos.

M.- a él le encanta, a que sí, lucero? Qué precioso eres, coño…Es tan independiente, P., tan guapísimo! tan limpio, tan cariñoso…me tiene encoñaíta, ay si los hombres fueran iguales…jajaja.

P.- Jejeje, nena, esto…tú has “trasteao” al gato?

M.- a qué te refieres?

P.- Pos que no le veo yo a él ná colgando, mira tú, si llega a ser un hombre seguro que habrías salido de dudas! No te jode…

M.- Pero eso es porque es mu pequeño, hombre, mírale bien!

P.- Nena, que esto es una tía, joder. Mírale las tetas. Eres gatita, sabes, bonita? Es una gata, M., que lo sepas.

M.- No, cariño, llevo meses tratándolo como a un macho, debe serlo. Dos mujeres en esta casa? que no, que es un gatito, me lo dieron por gato, déjate de gilipolleces.

P.- Perdona, bonita, pero esto es una gata tan gordoncha que pudiera estar preñá, que igual no, pq es pequeña, pero que sepas que es hembra.

M.- Aysh, qué pudor, míralo bien!

P.- No se deja, mira, mira, ves???

M.- Aarg! Que tiene tetas!! Pero tía, cómo no me has dado señales? Ahora qué hago? Bueno, los hombres también teneis pecho, igual es…

P.- Sí, claro, hemafrodita…

M.- qué hago yo ahora…

P.- Qué vas a hacer? Pero mira que eres tonta!

M.- Y si se me vuelve loca con el celo? Porque a Toñi se le volvió loca la suya!

P.- Pues que le pinchen pa quitárselo.

M.- Y si la pincho y le salen bultos? Porque a la de Toñi le salieron!

P.- Mira niña, que te relajes, que si no cuando para yo vengo a por la camada y me la llevo.

Gata: NrrrrnRRRRRRRrrnrrrrrrrn.

M.- Ya decía yo que últimamente me hablaba ella mucho, porque ya me habla, sabes?

P.- Qué loca estás.

M.-Poco bien que sabe ella pedirme chuches y llamarme cuando se queda encerrá en patios ajenos, aysh…será que ahora habla pq está embarazada? No, por dios, se lo doy a Pito, del tirón, no puedo con esto, es una responsabilidad.

P.- No dramatices, cuando para ya veremos qué hacer. Con lo que te pega…pq oye, estás guapísima, nena, como la gata.

M.- Oh, dios, una gata…Estoy envejecida, no me ves? Mira las arrugas éstas.

P.- Tú tan suave como siempre, que sabes sacar piropos como nadie, porque autoestima a ti no te falta, no, pero sabes poco bien cómo hacernos mirarte y remirarte sin ver esa vejez de la que hablas, que sabes más…

M.- No te jode, si me quieres mucho, coño.

P.- Ok, no sigas, anda. Mira, G., mira qué color de piel tiene todavía la cabrona.

G.- eso es de la chari, q fue el otro día a los uva.

M.- Mira, una sesión cada dos semanas no te da color ninguno, so lengua.

G.- Ya estoy callaíto.

P.- Es el brillo de tus ojos, deja que lleguen las arrugas, que no tengas color, que te asalten problemas, pero mientras conserves ese brillo en los ojos yo te seguiré admirando.

M.- venga, yo también te quiero muchísimo, hasta la vista.

Chicas, nos vemos pronto.

G.- Anda y vete, mira que decirle que el gato es gata…aysh, lo que se me viene encima!

M.- Mira, ni que fueras la comadrona de la gata!

G.- Sabré yo de sobra que me toca a mi repartir esos gatuchos…

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

De cuando me lo compré.

Deseaba tanto este portátil, escribir, navegar...Ahora que lo tengo y he fisgoneado hasta la última aplicación, sólo me apetece irme a la cama, leer un poco y descansar.

Demasiadas vueltas a la cabeza.

Hoy vinieron a visitarme, aparte de zipi y zape, que vienen a diario, mi vecino J.(el reprimido con lengua de cuchillo y gracioso como él solo) y Pito, el tito de K., sabio, culto, alegre y descarado, que a veces pasa por mi casa en busca de mi gatito para besarlo y manosearlo, mientras el otro ronronea hasta parecer un taladro.

Qué bien estás aquí, M., da gusto estar en esta salita, qué recuerdos...Mira qué bonito es este gato! Ay que me lo como! Mmuuuuaks! Aysh, qué cosa...

Y mi gato de fondo:rrrrrrmmmmrrrrrrmrr

Se ha lavado hoy? uysh, mira, parece que le duele aquí, en la patita!

M.- Claro, si no para, se va de excursión a cada instante, se cae en todo patio colindante!

P.- Mira qué blanquito, ayyys! muuuuaaaaaaaaaks!

Y mi gato: nrrrrrRRnnRRrrrrrrrRRRRRnnnRRRRrrrrrrrrnnrrrr...

Y J.: osú qué asco, mira que darle besos y todo, bendito dios, qué asquerosidad, puaj! Pito, no sé cómo puedes, vaya...

y P: si ésto es lo más bonito! dámelo, M., cuando te vayas me lo dejarás a mi! Porque estás estudiando, verdad?

Y J: sí, anda, que por la cuenta que le trae…qué bruja es, P, tú sabes que éstas siempre fueron brujas! Mira qué libros me lee, mira qué velas pone!

M: oye, J., que son de Filosofía! Y las velas para el humo, el ambiente…

J: y qué diferencia hay? Anda, so bruja, a ti hay que tenerte contenta, no vayas a odiarme y me venga un mal bahío de esos…

M. estás loco, J.

J. y tú eres mu bruja, so bruja, rebruja!

P: parece que fuera ayer, cuando estábamos aquí viviendo todos…esta salita sigue igual, M., qué recuerdos, verdad, J? Tú estabas siempre aquí con ellas…

J: y a tu padre, Pito, yo cada día iba a abrirle la puerta, que no tenía fuerzas, ese Pepe…nada más venir por la esquina ya me estaba llamando, J! venacápacá y ábreme aquí de una vez! tacuerdas? Y cuando la hermana d ésta se iba a la mecedora con su abuelo? Ahí no cabía nadie más! Los dos cantaban y compartían silencios, tan pequeña ella…a mi me daba susto, de los dos!

M. Y dale con el susto..

J. Brujitas, lo que yo te diga!

Y entre los dos me transportan a mi infancia, a situaciones que jamás viví, pero las recuerdo, las siento. Ellos van completando mi biografía, me cuentan de todos cuando yo era pequeña, de modo que voy conociendo esta vez más detalles del pasado de mi familia, porque han sido vecinos, y parientes, y amigos, y aquí rescatan esos recuerdos porque tienen el escenario que antaño era su espacio vital, su referente.

-Pito: entonces qué, sola sigues, no?

-M: Sí, claro, te contaría si fuera lo contrario.

-J: es lo mejor, y cada vez cuesta más compartir! Mira, yo ya ni lo echo en falta!

-Pito: Eso es lo más inteligente.Yo se lo digo a mis niñas, y a mi K:

Niñas, con lo que me gusta a mi la libertad, por favor, dejaros de laberintos de novios! que eso no son na más que laberintos, M., tú no te eches novio, no quieras, pa qué? anda ya.

-Zipi: Pues eso es mu bonito, Pito, asi que no nos digas eso, que mira tú con tu mujer, cuántos años juntos y mira!

-Pito: Anda y calla, que te crees tú que no cuesta, uf! eso sí, ya se acostumbra uno y no sabe pasar sin su pareja, pero vaya, que no quiero yo eso pa mis niñas, ni pa mi K., ni pa ti, M. Teneis que ser libres! Que estamos en otros tiempos!Yo se lo digo a mi M., niña, qué hartura de tanto hombre, siempre está con el novio! Le tengo dicho: pues cuidaíto con el cirio, que la procesión es larga! Y mi K? qué me cuentas de ella? ays, mira que un hombre tan joven...con lo bien que estaría ella sola, coño, que buey solo bien se lame! Su carrera, su buen trabajo, su casa, su libertad…Como dice la copla, Te conocen quienes te perdieron, libertad!

-Zipi: No exageres tanto, P., tu K. está felíz, y mira qué bien les va, yo no les daba tres telediarios y llevan trescientos!

-M: Pues suma y sigue, porque ella está encantadísima, hasta el punto de que ya se ha hartado del salir y el entrar.

-Zipi: Esa? anda ya.

-M: Que sí, q la última noche que salí con ella me lo dijo. Quedamos para tomar unos vinos, y le dije, venga, ahora a bailar, vamos a la acción!

Y ella: yo? Acción? Ni de coña, mañana curro de mañana y en cuanto me tome un par de vinos me retiro!

Y yo insistí: pero bueno, K., no me lo puedo creer, en otro tiempo…

Y ella: eso es, en otro tiempo: Mira, M, yo estoy harta ya de este eterno retorno de la noche..

M: si fuera eterno..humm

K:yo estoy aburridísima, yo quiero ser madre! ¿tú no? Tú no, tú tan “galga” como siempre…

M: ays, yo no, de momento…

K: pues yo ya le he dicho a Mikel que cuando acabe la carrera tenemos chiquillos, porque yo, de lo que tengo ganas es de jaleo! un llorar, un cambiar pañales, eso sí que es trasnochar! darles de mamar, gritos, juegos, eso es vida! Una casa llena de chiquillos! y no ese andar soliviantá con qué me pongo, cómo me pinto y a qué coto de caza nos vamos tonight, anda ya! yo quiero acción! y eso sí que es acción!

Y se fue pa casa y nosotros continuamos la noche.

-Zipi: nomelopuedocreer…K y su vocación de madre.

-M: K y su momento más dulce.

-Zipi: nosotros así estamos bien, no?

-M: De maravilla.


Quién...

- Ay, quién tuviera...
- Yo, yo tengo.
- ¿Aún te queda?
- Siempre.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres